miércoles, 16 de diciembre de 2015

Palestine



"Parecía cansado. Permaneció un momento en silencio mientras la máquina, que no había cesado de seguir el diálogo, prolongaba todavía las últimas frases".
E. E. - A. C


Las ratas cruzaban toda la ciudad, ensuciaban las calles y nadie podía hacer más que mirarlas desde las puertas de sus casas, todos sujetaban una escoba entre las manos y tenían un pañuelo en la cabeza para empezar a ver qué ocurría realmente.

Nadie nos dijo qué estaba pasando. Pero sentimos un gran temor cuando nuestras madres nos llamaron desde las casas para que nos entráramos y nos dijeron que comenzáramos a dormir de un momento a otro. Era de día todavía.

¿Cómo olvidar a alguien que llega directo desde la nada para entregarte la máxima felicidad?

Mis amigos corrían atrás de un balón y yo relataba el partido desde un árbol. Fue entonces cuando aparecieron las ratas.

Me quedé entre las ramas observando cómo ahora mis amigos, antes futbolistas, escapaban de las ratas. Parecían un cuarteto de pendejos ahogándose en un mar de ratones.