miércoles, 25 de noviembre de 2015

Miraré la luna imaginando que tú también la estás mirando.


Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.
Observo las estrellas
amarillas y celestes
allá arriba
entre el ruido
de la bocina del tren a lo lejos.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

Pondré música ilusoria
programando y dando play
a mis anhelos.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

¿Serán mis sueños
un pedazo de los tuyos?
¿Será verdad
la correspondencia
que inventaron hace tiempo?
¿Podrá el Universo
convertir en realidad
la historia de las películas?
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.
Es la mejor forma
de seguir esperando.

Se me escapan las palabras
al pensar en la ilusión.
Vuelvo a casa caminando
encontrando los pasajes que me obliguen
a pensar en el olvido
y en la nostalgia enriquecida
de tu presente
en mi mente.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

Porque todo lo que puedes ver
son los cambios imperceptibles
que han ocurrido en un par de semanas.
Yo no existo en ti
y la vida continúa
tranquila
arrastrando sus pasos en las calles
de un recuerdo no inventado.
Las estrellas aún brillan
a través de las delgadas nubes.
Allá arriba
nadie tiene frío.
Allá arriba
todo está tranquilo.
El problema está acá abajo
en la tierra que pisamos
donde un tipo está mirando
la luna imaginando
que tú también
la estás mirando.

martes, 17 de noviembre de 2015

Triadas.


Anoche
cubrí mis ojos
y el sonido del mar.

La noche fría
susurra
que contuvo tranquila
mi respiración.
Pienso la lluvia
que guardo en mi mente
( nadie la olvida ).

Porque cuando tú
miras feliz arriba
eres hermosa.
Y eso me calma
el alma y el cuerpo.
No hay fatiga.

Quizá tu nombre
no se escuche aquí,
aún no es tiempo.
Quizá tus risas
no han estado aquí,
pero lo harán.
Busco tu rostro
en los bellos árboles
de la ciudad.
Dentro de posas
el agua por fin duerme
y yo la piso.

Encontré calma
en tu recuerdo tardío,
mi mitad vacía.
Te inventé hoy
así como ayer
y mañana
idealizada.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Choose Life


La nueva carretera
podrá doler y cansar.
La nueva vereda
podrá parecer distante
ajena y extranjera.
Pero la felicidad al caer la noche,
por el sudor derramado,
por los golpes recibidos
y por los golpes dados
no se puede comparar
con un poco de dolor
o por la estúpida extrañeza
de alguien más.

Ahora los sonidos de los motores parecen hablarme,
la gente parece estar esperando mis movimientos.
Soy un animal en la selva,
una bestia que aumenta su confianza
a cada pisada sobre el fango.

Siento que en cualquier momento
me saldrán alas.

Lo importante será la espera,
el arduo trabajo
y el seguir avanzando
paso a paso,
hueso a hueso,
músculo a músculo,
golpe a golpe.

Duro
a seguir.
Fuerte
a recibir.

Tranquilidad
siempre.
El dolor
es temporal.

lunes, 2 de noviembre de 2015

A ustedes se les escapa la Locura y a mí me tiene más agarrado que nunca


Veo a la Locura desaparecer.
Creo que será en las calles
o subido en algún auto último modelo
cuando los hijos van jugando atrás,
tal vez la Locura nos deje cuando se nos caiga el pelo
cuando esperemos fin de mes
para recibir dinero
y olvidar la vida en una casa en la playa.

¿En qué momento
estos viejos de mierda
se olvidaron de una juventud que se va
no porque te haces viejo
sino porque dejas que te arrastre
esa vida común y corriente
que llena los malls?

Cruzo las calles de la ciudad
pensando únicamente
en la forma de mantener
esta Locura
que me tiene
más agarrado
que nunca.