jueves, 29 de octubre de 2015

Las estrellas distantes en el cielo


Me hablaron del sufrimiento,
pero ellos no habían sufrido.
Gritaron consejos al viento
mientras mi mente
solo pensaba
en estallar.

¿De qué me sirve la sobra
del tiempo
olvidado
por alguien más?
¿Para qué quiero las migas
de un tipo
perdido
en la ciudad?

Mira mi rostro,
este rostro tan débil y gastado
como la sombra de los árboles
en invierno.
Me muevo al ritmo de las estaciones
y de las estrellas distantes
( tan distantes )
en el cielo.

Los días pasan
sobre mí
al igual que las patas de un caballo
sobre los caminos del campo.

Desde lejos me parece oír
el nombre de un adolescente que se niega a morir.

jueves, 22 de octubre de 2015

Un tipo perdido


La noche me recuerda
a un viejo amigo
del dolor testigo
( en algún lugar debe estar
colgado ).

Bajo lúgubres cantos alienados
comenzó su entierro
en la depresión encerrado
( creo que lo he visto en
mi ciudad ).

¿Qué será de este tipo
que se ha encadenado
a las puertas del Dolor
y que incluso
se ha acostumbrado?

Empieza a andar
como alma en pena,
en su propia casa
como en casa ajena.

Puedo imaginarlo sentado
a orillas de una escalera del metro asfixiado
por su propio pecado
( me contó que fue feliz
aquella noche en el boulevard ).

No caigo ya en la cuenta
del lugar
en que hoy se encuentra
( es un recuerdo amargado
por el tiempo
y sus propios engaños gastados ).

martes, 20 de octubre de 2015

Cuando llegai a la casa y no hay nadie

 [ FICCIÓN ]

Cuando llegai a la casa y no hay nadie
cuando te habla la Violeta en la pared izquierda,
Tú sabes que escribió Nicanor Parra
o tal vez
el dios Japonés
que peluche de niña hermosa fue.

¿Quién es la Musa
que sin yo decir nada
me muestra palabras
desgarradas?

Pensé en grabar estas palabras...
Llegué... a abrir un programa,
en mis propias narices
la comida quemaba.

Llegué a pensar en muertes
escarmentadas
que de las fauces manaban
música
eléctrica
que ensordecía
a la nada
cuando la comida resbalaba
de las botellas con agua
( que NO me gustaba ).

Llamé por teléfono a un amigo
( me sentí como John Nash ),
porque incluso después
la Soledad aumentaba.

¿Quién me hablaba?
¿Una chica me hablaba?
Yo tomaba el teléfono
"Aló" decía
y el perro atrás
gritaba
ladraba
cantaba de dolor.
Mi perro,
ese perro negro con patitas castañas
el amable,
el viejo afable y sin extrañeza
que te saluda en las esquinas,
se saca el sombrero a las mujeres
y no las molestaba.

La vida
Oh, la Vida
era perfecta,
parecía una canción romántica de pacotilla
cebolla desmedida
en la radio
en mediodía.

Recién empieza la música.
Veo a Paul Banks sin decir nada,
sin siquiera escuchar su banda.
No es necesario que Interpol suene de fondo
para estar escuchando...
los.

Mi sobrina,
con la que tantas veces pelié
ahora
la Vida me salvaba,
por eso yo tan bien me sentía
y cosas bellas,
palabras bellas
a mí mismo me decía.
me decía.

En el intertanto
decidí ver un trailer de película,
escribí:

Qué bien está todo.

El poder de la internet es muy fuerte. Ese es el fin principal de esto que he escrito en varias páginas de internet. Alguien va a encontrar la conexión y me va a dar ene risa, porque al final va a ser verdad eso de que la Ficción puede ser Realidad.

sábado, 17 de octubre de 2015

Sin título



[Este es un texto muy antiguo]

Soy joven así que tengo derecho a decir que nada más vale la pena,
el tiempo pasa y esta noche y los momentos son solo estos, nadie hable bajos los faros de las calles.

La única cosa que nos salva es reír.
Los amigos no van a volver
y la noche y la luna son nuestra casa.

Esta noche es todas las noches,
este segundo es todos los segundos
y nosotros
somos el mundo entero y el pasado y el presente
y el futuro.

Los amigos no van a volver
ni tú tampoco ni yo ni los segundos.

Hasta el carpe diem es poco hoy
esta noche.

jueves, 15 de octubre de 2015

STRIKE


Anoche olvidé
las estrellas luminosas
porque mi mente vagaba tranquila
entre discos de Fugazi,
a mitad del frío
de los pasillos de mi casa.
Recordé la infancia
lejana,
perdida,
sincera y oculta,
esa cuando vivíamos en la orilla.

La vida entera
se esparcía
en la serie de chorradas
que se cuelan
bajo las puertas.
El mundo entero
deambulaba
entre las cortinas y la corriente
que me empuja a las piezas.

El vaho
se pierde
entre la comisura
de tus malos pensamientos.
A ratos creo
que el mundo alcanza
para otros como yo,
que la soledad
y la tristeza
harán las paces
a mitad del desierto
que se extiende
desde tu mirada
hasta las estrellas.

Por fin escucho
el nombre
de la misión
que tienen tus ojos.

A fin de cuentas
cada uno
caerá
algún
día.

domingo, 4 de octubre de 2015

Noches de vuelta a la Soledad




Ficción

I

En mi alcoba hay un espejo
y en ese espejo
veo mi alma rota.
Ya dejé de esperar.

Noches de vuelta a la Soledad.


II

"El juego constará de:
un hombre muerto,
la soga
y un espectáculo
terrible".


III

En el momento que la gente
comience a preguntar
las cosas que dolieron
yo no estaré.
Sí.
De seguro no estaré.


IV

Súplicas muertas a la Soledad.
A ella no pidas nada
porque nada te dará.
No la involucres en tu vida
porque te hará retornar
a épocas felices
donde todo era perfecto
donde todo estará
ayer.


V

La tragedia griega quedará explicada
en la sangre de mis zapatos
y en el testimonio escrito
de mi vida.
La altura habrá ayudado
en mi caída.


VI

Moriré
yo y todas mis vidas
junto a un piano
que suena
en lo que todos ustedes
no pudieron escuchar.
Lo altivo de mi canto
habrá sido en vano.