miércoles, 16 de diciembre de 2015

Palestine



"Parecía cansado. Permaneció un momento en silencio mientras la máquina, que no había cesado de seguir el diálogo, prolongaba todavía las últimas frases".
E. E. - A. C


Las ratas cruzaban toda la ciudad, ensuciaban las calles y nadie podía hacer más que mirarlas desde las puertas de sus casas, todos sujetaban una escoba entre las manos y tenían un pañuelo en la cabeza para empezar a ver qué ocurría realmente.

Nadie nos dijo qué estaba pasando. Pero sentimos un gran temor cuando nuestras madres nos llamaron desde las casas para que nos entráramos y nos dijeron que comenzáramos a dormir de un momento a otro. Era de día todavía.

¿Cómo olvidar a alguien que llega directo desde la nada para entregarte la máxima felicidad?

Mis amigos corrían atrás de un balón y yo relataba el partido desde un árbol. Fue entonces cuando aparecieron las ratas.

Me quedé entre las ramas observando cómo ahora mis amigos, antes futbolistas, escapaban de las ratas. Parecían un cuarteto de pendejos ahogándose en un mar de ratones.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Miraré la luna imaginando que tú también la estás mirando.


Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.
Observo las estrellas
amarillas y celestes
allá arriba
entre el ruido
de la bocina del tren a lo lejos.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

Pondré música ilusoria
programando y dando play
a mis anhelos.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

¿Serán mis sueños
un pedazo de los tuyos?
¿Será verdad
la correspondencia
que inventaron hace tiempo?
¿Podrá el Universo
convertir en realidad
la historia de las películas?
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.
Es la mejor forma
de seguir esperando.

Se me escapan las palabras
al pensar en la ilusión.
Vuelvo a casa caminando
encontrando los pasajes que me obliguen
a pensar en el olvido
y en la nostalgia enriquecida
de tu presente
en mi mente.
Miraré la luna imaginando
que tú también la estás mirando.

Porque todo lo que puedes ver
son los cambios imperceptibles
que han ocurrido en un par de semanas.
Yo no existo en ti
y la vida continúa
tranquila
arrastrando sus pasos en las calles
de un recuerdo no inventado.
Las estrellas aún brillan
a través de las delgadas nubes.
Allá arriba
nadie tiene frío.
Allá arriba
todo está tranquilo.
El problema está acá abajo
en la tierra que pisamos
donde un tipo está mirando
la luna imaginando
que tú también
la estás mirando.

martes, 17 de noviembre de 2015

Triadas.


Anoche
cubrí mis ojos
y el sonido del mar.

La noche fría
susurra
que contuvo tranquila
mi respiración.
Pienso la lluvia
que guardo en mi mente
( nadie la olvida ).

Porque cuando tú
miras feliz arriba
eres hermosa.
Y eso me calma
el alma y el cuerpo.
No hay fatiga.

Quizá tu nombre
no se escuche aquí,
aún no es tiempo.
Quizá tus risas
no han estado aquí,
pero lo harán.
Busco tu rostro
en los bellos árboles
de la ciudad.
Dentro de posas
el agua por fin duerme
y yo la piso.

Encontré calma
en tu recuerdo tardío,
mi mitad vacía.
Te inventé hoy
así como ayer
y mañana
idealizada.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Choose Life


La nueva carretera
podrá doler y cansar.
La nueva vereda
podrá parecer distante
ajena y extranjera.
Pero la felicidad al caer la noche,
por el sudor derramado,
por los golpes recibidos
y por los golpes dados
no se puede comparar
con un poco de dolor
o por la estúpida extrañeza
de alguien más.

Ahora los sonidos de los motores parecen hablarme,
la gente parece estar esperando mis movimientos.
Soy un animal en la selva,
una bestia que aumenta su confianza
a cada pisada sobre el fango.

Siento que en cualquier momento
me saldrán alas.

Lo importante será la espera,
el arduo trabajo
y el seguir avanzando
paso a paso,
hueso a hueso,
músculo a músculo,
golpe a golpe.

Duro
a seguir.
Fuerte
a recibir.

Tranquilidad
siempre.
El dolor
es temporal.

lunes, 2 de noviembre de 2015

A ustedes se les escapa la Locura y a mí me tiene más agarrado que nunca


Veo a la Locura desaparecer.
Creo que será en las calles
o subido en algún auto último modelo
cuando los hijos van jugando atrás,
tal vez la Locura nos deje cuando se nos caiga el pelo
cuando esperemos fin de mes
para recibir dinero
y olvidar la vida en una casa en la playa.

¿En qué momento
estos viejos de mierda
se olvidaron de una juventud que se va
no porque te haces viejo
sino porque dejas que te arrastre
esa vida común y corriente
que llena los malls?

Cruzo las calles de la ciudad
pensando únicamente
en la forma de mantener
esta Locura
que me tiene
más agarrado
que nunca.

jueves, 29 de octubre de 2015

Las estrellas distantes en el cielo


Me hablaron del sufrimiento,
pero ellos no habían sufrido.
Gritaron consejos al viento
mientras mi mente
solo pensaba
en estallar.

¿De qué me sirve la sobra
del tiempo
olvidado
por alguien más?
¿Para qué quiero las migas
de un tipo
perdido
en la ciudad?

Mira mi rostro,
este rostro tan débil y gastado
como la sombra de los árboles
en invierno.
Me muevo al ritmo de las estaciones
y de las estrellas distantes
( tan distantes )
en el cielo.

Los días pasan
sobre mí
al igual que las patas de un caballo
sobre los caminos del campo.

Desde lejos me parece oír
el nombre de un adolescente que se niega a morir.

jueves, 22 de octubre de 2015

Un tipo perdido


La noche me recuerda
a un viejo amigo
del dolor testigo
( en algún lugar debe estar
colgado ).

Bajo lúgubres cantos alienados
comenzó su entierro
en la depresión encerrado
( creo que lo he visto en
mi ciudad ).

¿Qué será de este tipo
que se ha encadenado
a las puertas del Dolor
y que incluso
se ha acostumbrado?

Empieza a andar
como alma en pena,
en su propia casa
como en casa ajena.

Puedo imaginarlo sentado
a orillas de una escalera del metro asfixiado
por su propio pecado
( me contó que fue feliz
aquella noche en el boulevard ).

No caigo ya en la cuenta
del lugar
en que hoy se encuentra
( es un recuerdo amargado
por el tiempo
y sus propios engaños gastados ).

martes, 20 de octubre de 2015

Cuando llegai a la casa y no hay nadie

 [ FICCIÓN ]

Cuando llegai a la casa y no hay nadie
cuando te habla la Violeta en la pared izquierda,
Tú sabes que escribió Nicanor Parra
o tal vez
el dios Japonés
que peluche de niña hermosa fue.

¿Quién es la Musa
que sin yo decir nada
me muestra palabras
desgarradas?

Pensé en grabar estas palabras...
Llegué... a abrir un programa,
en mis propias narices
la comida quemaba.

Llegué a pensar en muertes
escarmentadas
que de las fauces manaban
música
eléctrica
que ensordecía
a la nada
cuando la comida resbalaba
de las botellas con agua
( que NO me gustaba ).

Llamé por teléfono a un amigo
( me sentí como John Nash ),
porque incluso después
la Soledad aumentaba.

¿Quién me hablaba?
¿Una chica me hablaba?
Yo tomaba el teléfono
"Aló" decía
y el perro atrás
gritaba
ladraba
cantaba de dolor.
Mi perro,
ese perro negro con patitas castañas
el amable,
el viejo afable y sin extrañeza
que te saluda en las esquinas,
se saca el sombrero a las mujeres
y no las molestaba.

La vida
Oh, la Vida
era perfecta,
parecía una canción romántica de pacotilla
cebolla desmedida
en la radio
en mediodía.

Recién empieza la música.
Veo a Paul Banks sin decir nada,
sin siquiera escuchar su banda.
No es necesario que Interpol suene de fondo
para estar escuchando...
los.

Mi sobrina,
con la que tantas veces pelié
ahora
la Vida me salvaba,
por eso yo tan bien me sentía
y cosas bellas,
palabras bellas
a mí mismo me decía.
me decía.

En el intertanto
decidí ver un trailer de película,
escribí:

Qué bien está todo.

El poder de la internet es muy fuerte. Ese es el fin principal de esto que he escrito en varias páginas de internet. Alguien va a encontrar la conexión y me va a dar ene risa, porque al final va a ser verdad eso de que la Ficción puede ser Realidad.

sábado, 17 de octubre de 2015

Sin título



[Este es un texto muy antiguo]

Soy joven así que tengo derecho a decir que nada más vale la pena,
el tiempo pasa y esta noche y los momentos son solo estos, nadie hable bajos los faros de las calles.

La única cosa que nos salva es reír.
Los amigos no van a volver
y la noche y la luna son nuestra casa.

Esta noche es todas las noches,
este segundo es todos los segundos
y nosotros
somos el mundo entero y el pasado y el presente
y el futuro.

Los amigos no van a volver
ni tú tampoco ni yo ni los segundos.

Hasta el carpe diem es poco hoy
esta noche.

jueves, 15 de octubre de 2015

STRIKE


Anoche olvidé
las estrellas luminosas
porque mi mente vagaba tranquila
entre discos de Fugazi,
a mitad del frío
de los pasillos de mi casa.
Recordé la infancia
lejana,
perdida,
sincera y oculta,
esa cuando vivíamos en la orilla.

La vida entera
se esparcía
en la serie de chorradas
que se cuelan
bajo las puertas.
El mundo entero
deambulaba
entre las cortinas y la corriente
que me empuja a las piezas.

El vaho
se pierde
entre la comisura
de tus malos pensamientos.
A ratos creo
que el mundo alcanza
para otros como yo,
que la soledad
y la tristeza
harán las paces
a mitad del desierto
que se extiende
desde tu mirada
hasta las estrellas.

Por fin escucho
el nombre
de la misión
que tienen tus ojos.

A fin de cuentas
cada uno
caerá
algún
día.

domingo, 4 de octubre de 2015

Noches de vuelta a la Soledad




Ficción

I

En mi alcoba hay un espejo
y en ese espejo
veo mi alma rota.
Ya dejé de esperar.

Noches de vuelta a la Soledad.


II

"El juego constará de:
un hombre muerto,
la soga
y un espectáculo
terrible".


III

En el momento que la gente
comience a preguntar
las cosas que dolieron
yo no estaré.
Sí.
De seguro no estaré.


IV

Súplicas muertas a la Soledad.
A ella no pidas nada
porque nada te dará.
No la involucres en tu vida
porque te hará retornar
a épocas felices
donde todo era perfecto
donde todo estará
ayer.


V

La tragedia griega quedará explicada
en la sangre de mis zapatos
y en el testimonio escrito
de mi vida.
La altura habrá ayudado
en mi caída.


VI

Moriré
yo y todas mis vidas
junto a un piano
que suena
en lo que todos ustedes
no pudieron escuchar.
Lo altivo de mi canto
habrá sido en vano.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Fiction



A mitad de la ciudad
veo un caballo pastando.
¿Realmente estoy tan solo,
Dios?
Porque los vehículos que cubren las calles
me llenan el alma de espacios,
de distancias entre
una
y otra persona,
a pesar de las fiestas.

Un vacío inmenso
completa las pocas partes
que desconozco de mi vida.

Entonce vuelo
y siento el viento entre mis dedos
y mis párpados sensibles publican al agua,
sin permisos, expectantes,
a contraluz.
Un desarrollo de la tarde en sepia
me hace imaginar muchas cosas.

Aparece
alguien.
Apareces
vos,
tan repetidamente,
tan audaz
y en mitad de un misterio.

Y entre más te desconozco,
mi vida da más giros
en busca de un nombre,
un rostro,
una silueta y un color de cabello.
¿Serás en alguna esquina?
¿Serás en alguna plaza, un parque
o una calle?
Quiero entenderlo,
porque llegará
lo inevitable,
lo más terrible y peligroso,
que es
un ser humano
aislado y solo
con su mente.

Al final da lo mismo
y esto lo he dicho tantas veces
que esa Cura
ya no me sirve de nada, y
siento que es
como consolar al mar
o a una tormenta
a mitad de una ciudad triste
en la cual nada ocurre.

La ciudad muere
y se llena de imbéciles que creen
saber
cómo
funciona el mundo.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Un impacto de tiempo



Y ahí me vi otra vez. Sentado sobre la cama (casi en un loto) revisando las imágenes que tenía en carpetas perdidas adentro de un celular antiguo que, por alguna razón, había vuelto a cargar. Quince años después, volvía a mirarlas allí. Aparecieron fotos que ya no recordaba haber tomado, las de la luna, las de mis amigos. Y las de mi habitación. Las de mi casa, las de una fiesta. Y las de mi habitación. Las de un bosque en invierno, las de una playa perdida. Las de mi habitación.
Había fotografías que saqué en la soledad. Nunca vistas ni vueltas a ver. Quince años después, estaba solo en mi departamento. Pero de pronto estuve en mi pieza de veinte-añero, sentando frente a un computador que tuve, fumando un cigarrillo que tuve. Y tomándome fotografías. Y de estar sacando fotografías, de pronto estaba escuchando música, de pronto mi perro empezaba a ladrar y escuchaba también el motor de un vecino que hoy estaba muerto.

Casi parecía poder vivir en ese "para siempre". Casi pensé que todo podía ocurrir de nuevo.

No recuerdo el tiempo ni la distancia que habré estado recorriendo todas esas imágenes, pero sí logro volver a la esencia de aquellos instantes en los cuales me volvía a observar los jeans rasgados y las zapatillas sucias.
¿Quién volvía a decir que el tiempo era irrecuperable? ¿Quién fue ese que gritó que jamás podríamos viajar en el tiempo? Ante su mirada me hubiera haber dicho: «esta es mi demostración, este es mi tiempo y mi vida. Jamás volveré aquí».

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Shoot


Kelly
M83

Quizás a mitad de la espera más buscada
entre la calle y tu nombre y el espacio que se abre
creando un nuevo tiempo,
estaré yo.
Sobre la mentira,
bajo el arte y la más absoluta fantasía,
encontraremos un árbol tranquilo
bajo el cual sentarse
a mirar el pasto
y soñar.
Ni la lluvia
ni la música de Black Keys
entre un cuaderno y la firma
de un futuro inseguro
escrito sin tocar hoja alguna,
admirado sin intervención
como un espacio maravilloso
del cual deseo escapar
con todas mis inmensas ganas,
son capaces de dar un shoot en mi cabeza
para enviarme al vacío
el cuerpo inerte.
Me siento atrapado
y me oculto bajo los bajos
de la música
y entre las caras tristes
de la gente.
Quizás me veas en el centro
o en la universidad o en un bus
mirando siempre las cumbres de los edificios más altos,
buscando un lugar aún más lejano
donde no llegue a buscarme ni mi pensamiento
ni tu recuerdo
ni tu invención en mi mente
bajo la lluvia.

Que alguien me hable sobre soledad
con un abrigo de frío parecido
al que llevo en el alma.

martes, 25 de agosto de 2015

Shut your Fucking Cigarette



Situación extrema
en el Korova
antes de tiempo
junto a tus jeans
color café.
Espacio entre tu frente,
la luz tenue,
azul,
morada,
ebria de felicidad
//de salud.

ADC
DLC
Invocación al eco
a una carta perdida
a una carta subida
sobre un barco
que navegue
la Via Láctea,
la invitación
del trueno
de la noche
de lunes
con amigos.

Abrupto,
descalzo
andando entre la ciénaga
urbana
de una ciudad
inmunda
y perdida
entre el límite de
nuestras chaquetas y bolsos
en el paseo peatonal.

Ahí está todo
la resaca
el aleph
la búsqueda transitoria
de una meta junto
a otro,
junto
a alguien,
junto
a la vida
en un tránsito interminable
//inabarcable
y
satisfactorio.

La danza
la música
la pintura
la li
te
ratura.

Lo perdido de la ciudad
transmite
una pulsión
distante.

viernes, 21 de agosto de 2015

MPEDNYDVEC


Música para escuchar durante noches y días viendo el campo


Música para todos los momentos
ira
felicidad
tristeza
nostalgia
espera
tranquilidad
paz
sueño
anhelo
absolución
carga
velocidad
fuerza.

Es cuestión de hacer las paces
con el paso de las horas
y la búsqueda
de cualquier
sueño.

Comienza la función:

Puedo empezar a buscar
las canciones necesarias
antes de volver a casa
y volver a escuchar.

Fuerza absoluta
oscureciendo lo que brilla de forma
radicalmente opuesta y diciendo
wanted
antes de que la lluvia
reduzca su velocidad
durante la caída.

Seremos capaces de sonreír
entre la niebla
torpemente y felizmente.

Entonces me saco los audífonos
y está permitido
que el sonido del mundo
entre a mi mente
con tranquilidad.

La futilidad
de una caída
no entorpece
el caminar
de la Nada
a mitad
de la Fuerza
entre campos
de Agonía.

lunes, 17 de agosto de 2015

Tanto



El tsunami llegó hasta aquí.
Lo vi venir.

Cerati


Pero tampoco la tinta de la noche
se despegó de tu silueta
perdida
entre la multitud
( como siempre )-

Y la desobediencia de la distancia
que se saltó el tiempo,
el espacio entre las esperas
y la agonía de dos días;
en la imperfección
de lo real,
tampoco llegó
al abismo que tenemos en nuestros planes imperfectos.

Como la emoción fue
la misma que la del clima
y la del viento frío que nos recorrió
hasta segundos antes,
no podré jamás decirte
qué es "eso"
que de verdad pasó
cuando la hora era diferente en todas partes y daba igual
porque el roce con el cielo
el hablar de los ángeles que dijo ese yankee boxeador del '94,
esa discusión con los dioses,
quedó tirada en mitad de un basural
comparada con esos músculos y huesos de humano
que nos enseñaron que la infancia
podía quedarse enterrada en una muralla
o en los carros alegóricos del
Festival
de
la
Primavera
cuando las personas fingían ser felices
para que los niños
corrieran y rieran
atrás de un motor de 6.4
sin hablar
sobre
c-o-n-t-a-m-i-n-a-c-i-ó-n-----

A la larga espero tu imperfección,
tu anhelo de búsqueda eterna
y las letras que tus manos sean capaces de escribir,
los regaños contra el clima,
las estupideces de la gente de la calle,
las esperas en los paraderos
durante esas futuras y falsas las noches de felicidad
que recorren tu camino cada vez que cruzas
el centro
de la ciudad-

Da:G1508

domingo, 16 de agosto de 2015

Ewrworas

#6

Tratando de correr
de imprimir las huellas absolutas
en el pavimento;
corro como un niño
tras su perro.
Caí una noche de agosto
sobre el pasto
que alguien más aplastó.
Y tratando de mirar al norte
busco las cosas que he perdido durante tanto tiempo.

Piérdete en el intento,
piérdete en la angustia
cuando busques la zapatilla
de un niño que no exista,
así como yo no existo.

Sintetizaré la vida que me queda
que no sé cuánta sea
en los verbos humanos
que me cayeron cuando aparecí
sobre aquellas monedas:
Quiero puedo
estoy miro
busco encuentro
salgo grito
corro vuelvo
ando sudo
calmo y fuego.

Cambio y fuera.
Cambio y tiempo.

lunes, 10 de agosto de 2015

TRAMOS PARA UNA CHICA QUE NO HE VISTO


Si yo me muevo
y tú te mueves
no nos encontraremos,
a menos
que la inteligencia del universo
y su misterio
hagan
que choquemos.

A menos que
el misterio de una noche
en la universidad
me mueva a
momentos
que no voy a olvidar.

'Quizás nunca más..',
'tal vez otra vez...'.

Si el frío con su manto
se confunde con las estrellas
y tú no estás ahí
para presenciarlo,
maldito sea el mundo y su gente
que te dejaron tirada
sobre una cama confortable
mirando una pantalla
de computador
buscando fotos
de gente en bicicleta
o sentada en el Starbucks.

Tramos para una chica
que no he visto.
Las últimas palabras
último modelo
que solo sirven para perderme
entre marihuana
y The Black Keys.

sábado, 8 de agosto de 2015

LONG BATTERY



Teníamos la furia que faltaba
y un espacio
que restaba;
el tiempo a mi favor
y tu mente un absoluto.

¿Dónde caminas
esas noches de lluvia
en la ciudad?

Me declaré ante la noche.
Un idiota nuevo
tiene
derecho a nacer,
a sufrir por amor;
tiene derecho
a estar ahí sin hacer nada
a la espera de las acciones
sin tiempo
sin espacio
sin ira.

sábado, 25 de julio de 2015

La vida triste que tenemos


De una u otra manera
ella debe aparecer.
Con una estatura u otra,
con el pelo desordenado
de una
u otra manera.
Yo sé
que ella
va a aparecer
junto al anhelo continuo
de una calma antigua y superficial
como si de un lago se tratase.
Ella aparecerá y abarcará el mundo
con la ira y la furia
que el pasado desconoce.

Existe ese tipo de cosas
que no quiero que me hagan.
Lamentablemente me pongo triste
y me desconecto
de todo el mundo
para salvarme.
La soledad se escabulle entre mis sábanas
y grita:
¡Oh, espanto
quejumbroso!
¡Oh, éxtasis
de la nada!
¡Vuelve a aquel lugar donde reíste
la última vez
en que te creíste la historia
de ser feliz!

Dejen de hablarme
dejen de gritarme
y mirar mi tristeza andante,
mi sombra amarga,
mi andar
decaído.

Yo no tengo la culpa.
Soy la simple bestia
que dominará el mundo.

No necesito iluminarme
en su cabello.

jueves, 23 de julio de 2015

Still Human


Debo confesar que hoy
tuve un momento perfecto
donde la paz pareció aparecer
y cubrir la calle
y la vereda
a través de la cual
yo caminaba.

Debo confesar que la música ayudó
y también
que un cigarro funcionó de catalizador
así como tu recuerdo
que decidió partir
hasta un lugar que se encontraba
en mitad de la noche
cuando conversé
con uno de mis mejores amigos.

Y es que quizás pueda
echarle la culpa a la cerveza
o a la perfección de nuestra conversación
allí en medio de la niebla
y el frío.
Tal vez
la comunión fue precisa
y exacto el tiempo
para que vos aparecieras
directamente
de La Nada.

Un recuerdo de hace ya
nueve años
parpadeó
más
que las mismas estrellas
y me volvió vulnerable,
tal como lo es tu imagen
en mi mente.

Bueno
a la larga
el destino manda.

Quizás
qué huevada
vamos a terminar haciendo.

Es borrosa la tiniebla
cuando no se sabe dónde ir,
ni qué es
aquello que conforma
la tiniebla.

jueves, 18 de junio de 2015

Vulnerabilidad



"[...] era que el patio estaba limpio, por no decir vacío. Había botado el carrusel y el caballo de madera. De cierto modo me sentí completamente ajeno en ese lugar al cual volvía, en mi memoria, cada año durante los meses de junio. El viento de otoño era el clásico, esa tenue brisa que calma los nervios acompañando las mejillas de un frío terrible.
Miré al cielo y me sorprendí. Pero no por las nubles grises; no por las aves que cruzaban intranquilas, no me sorprendí por un recuerdo del momento. 
De un momento a otro sentí a Mauricio a mi lado. Su perfume se colaba entre mis narices y su imposta, su presencia se volvió indescriptible. De pronto sus pantalones eran más oscuros y de un café más fuerte, su camisa era demasiado blanca y su cara firme y dura. Su rostro denotaba algo que jamás había visto en él.
-Este lugar me recuerda al libro Rosshalde, de Hesse.
-No me hables, aquí, de literatura.
-¿Qué ocurre?
-¿No te das cuenta? Mira este lugar.
Sus ademanes eran grandilocuentes, observaba todo a cuanto se refería. Me miraba de forma fija, con fuerza, mordiendo a ratos su labio. Una leve fuerza de impotencia y rabia intensas cubrían su cuerpo.
Hice lo que él decía: observé. Noté los árboles, iguales a como siempre habían estado; escuché los arbustos moviéndose con el viento, tal como lo hacían hace años; miré las rejas, arregladas pero iguales a fin de cuentas.
-Está todo igual a cuando éramos niños.
Mauricio continuó su silencio. Miraba al cielo. De cierto modo sentí que traspasaba algo de su sentimiento a mi mente, no supe qué decir. Y no supe qué decir cuando vi una de sus manos ir hacia su rostro y tapar su boca. Me quedé quieto y lo observé netamente a él. Hice desaparecer el paisaje, el patio, los árboles y el cielo. Solo quedó, para mí, su silueta en mitad del terreno.
Sus ojos de pusieron pequeño y comenzaron a correr lágrimas rabiosas por sus mejillas.
-Está todo igual que cuando éramos niños -me dijo y me miró-. Mira este lugar y , por favor, date cuenta. Todo sigue igual. Y yo estoy solo.
Como si de una epifanía se tratara, logré entender, en ese preciso momento, a Mauricio en su totalidad. Se volvió un joven de quince años al que le molestaba que se rieran de una mujer inválida, se convirtió de pronto, y nuevamente, en el muchacho de veinte años del que sus amigos reían porque era virgen.
Mauricio, en su totalidad, se convirtió en algo que yo jamás habría creído: una persona igual a mí."

domingo, 14 de junio de 2015

Sábado



"Si bien la lluvia ha sido algo de mi agrado durante toda la vida, aquella noche esto se potenció radicalmente. Metido entre estos dos tipos que conversaban, mientras giraba mi cabeza de un lado a otro para intentar quedarme con el recuerdo de sus gestos, escuchaba, casi como un pequeño zumbido, el boche que metía la luvia que se disparaba al suelo afuera de la casa.
Sentado en el living pude apreciar sus rostros: la desesperación por un lado y la empatía por el otro.
-No sabes cuánto me encanta que a vos te dé lo mismo todo esto.
-Sí.
-No... no lo sabes. No sabes cuánto de bien me hace sentir que a vos todo te dé lo mismo.
De un momento a otro aquello que se consideraba una vez negativo, era ahora absolutamente positivo. Noté en el rostro de Ernesto las marcas invisibles del dolor, quizás en la forma de su boca al hablar o tal vez en la manera en que arqueaba las cejas. Raúl, sentado frente a él, asentía sin abrir sus labios, escuchaba y yo, como dije antes, entre ambos, observaba.
La noche avanzó, pero ya olvidé quién fue la persona que llegó después. Alguien interrumpió la conversación. Pude ser Pedro pidiendo disculpas o Ismael diciendo otras cosas. Un detalle que da igual a estas alturas. Las cosas que ocurren durante una noche dan para conversar mucho tiempo.
En algún momento me quedé dormido y, al despertar, retumbaban en mí muchas palabras inconexas: pelea, lesbianas, vasos rotos, discusión". Son las que recuerdo ahora, en un momento de calma y ya más perdido entre la vida. No desperté sobrio, daban las 4 am y todavía mis amigos seguían bebiendo y bailando. Me levanté del sillón en que estaba y fui al patio.
Ernesto y Raúl seguían conversando, esta vez en una esquina afirmados contra las panderetas. No me acerqué y me limité a mirarlos a través de mi vista nublada. Ismael se me acercó junto a Mateo.
-Al parecer quedó la cagada -me dijo Ismael.
-¿Sí? -contesté.
-Sí. Pero da igual... no tenemos nada que ver -dijo Mateo.
Pedí un cigarro a alguna de las chicas presentes y agradecí, supongo, con una sonrisa más que retorcida."

lunes, 8 de junio de 2015

L I T



No puedo solucionar la fatiga
es un cansancio
del camino
que no he andado
y ya siento que he corrido
tantas veces
en sueños
en mi living pensando de pie
sin moverme en el espacio.
Cómo hago
para combatir mis ganas irrefrenables
de cambiar mi mundo.

Siento que si no soluciono
la incertidumbre
penaré cien años
deambulando por casas
intentando tocar guitarras inexistentes,
escuchando vibraciones de otro tiempo.

Adónde iré a dar
en el laberinto de la vida.

No es posible que al escuchar una guitarra
yo quiera ser quien toca esa guitarra
o que al ver un concierto
yo quiera ser por quién se va a ese concierto.
Quisiera mirar a todos desde arriba
no por sentirme superior
sino por sentirme realizado.
Poner una meta gigante,
la meta más alta que se ocurra
y al menos rozarla un par de segundos.

Envidio a la gente
que vive su vida
sin miedo
sin sentirse incapaces a cada segundo,
aquella gente que
no anhela un imposible.

Envidio a todo el mundo
y no tengo más que decir.

domingo, 7 de junio de 2015

Qué diría Kafka hoy día frente a un espejo



Yo te quiero.
Pero te quiero como se quiere
atrapar al tiempo.

Cuando se pierde la costumbre
de mirarte a los ojos
durante un par de horas.
A veces creo que te conviertes
en ilusión
y que no ocurriste
como la mayoría de mis momentos.

Te escribo en silencio,
en la soledad de mi vida,
desde lejos
cuidando que jamás sepas que esto es para ti,
guardándome entre la cobardía
y la estupidez
de la confusión.
Así quizás no daño a ninguna otra persona
y me olvido de las heridas
y me olvido del dolor
y olvido quien soy y quien fui.

Si tú no entiendes
qué está pasando acá,
cómo es que mis ojos
no te paran de mirar.
Si tú no entiendes
cómo es que no te puedo hablar
y es que los nervios
no me dejan actuar.

Y ahí estás
afirmada junto a la pared
junto a tus amigas
esperando que yo me acerque a hablar.

Si tú no entiendes
que yo soy igual
a todos los niños que hay en las calles.
Si tú no entiendes
que yo soy igual
a cualquier idiota que tú conoces.

viernes, 29 de mayo de 2015

PARA USTEDES

PARA USTEDES
( o En el lugar en el que vale todo )

[Para ustedes,
porque solo ustedes
saben que son ustedes]

Quiero empaparme de esa gente aburrida,
de esa gente fome
que lamentablemente
hace lo que le gusta:
hablar de libros.
Quiero,
como decía algún profesor:
comer libros,
respirar libros,
reír libros.
Quiero dejar chatos
a todos
con el tema de los libros.

Pero quiero ser feliz,
como ustedes.

Quiero encerrarme en algún lugar
prestado o no,
en el cual se pueda hablar riéndonos,
maravillarnos con un par de palabras,
una conversación malditamente irrevocable
que me deje con ganas de aprender más,
de leer más,
de escribir más,
una conversación que me deje con ganas
de vivir más.
Quiero seguir teniendo ese tipo
de conversación
que me deje con ganas de no conversar nunca más.

Y alejarme de todo el mundo, quizás
por un par de horas
en las que puedo decir lo que pienso
durante todo el resto de las horas.

domingo, 17 de mayo de 2015

6 AM


El tratamiento para lograr
del dolor
la cura
sería mostrar las ganas perdidas
de cada persona
a cada persona,
sin el miedo
ni las cosas escondidas,
a mitad de una calle transitada
dentro de una ciudad bien grande
que no sea capital
ni la civilización más perdida,
que no sea lo máximo
y que tampoco esté empobrecida.
El tratamiento para lograr
del dolor
la sublime sanación,
sería mostrar las manos de un muchacho
que se perdió hace mucho tiempo
cuando el cielo se perdía
entre tu mirada
y la mira.

Cruzando una cancha de tierra me daba cuenta de que hacía dos semanas había dormido con ella.
Y también super que jamás diría su nombre, pues de esa manera podría describir a todas las mujeres
y cada una entendería el amor eterno que le dediqué en una noche específica, cuando no estaban las demás, cuano de verdad yo decía "mi mundo sos vos", "tus ojos son lo mejor", sin el miedo de creer que mentia.
Porque no miento cuando no quiero.

Creo que hay un momento perdido y suspendido
entre tu voz y la mía
a mitad de la noche.
Un grito a lo lejos
de una chica que baila entre todos mis amigos
no despierta mi atención
porque mi cuirosidad eres tú
y la calma que siento
a pesar del alcohol
y las drogas
no se compara ni con las estrellas
ni con mi habitación
a las 6:26
de la mañana.

Somos como la parte del tiempo
que se desbloquea
apretando tres botones
del teclado
de un PC.

domingo, 10 de mayo de 2015

Nada más

Nada más.
Nada que no solucionen
un par de noches de insomnio.

Silencio.
Atento a la música.

sábado, 9 de mayo de 2015

Fruit fly



Cada día veo
más sueños concretados,
más personas
siendo escritores
siendo cantantes
siendo alguien a mitad del universo.

Cabellos,
miradas,
posturas de ganadores y ganadoras
que existen en tres páginas
a las cuales nadie más tiene acceso.
Tirados arriba
en la red
donde zumba la eterna
corriente eléctrica.

Y en la inmensidad de esta soledad
mía
refugio el grito de esa canción
que hice hace un tiempo
que hoy
está sonando mal,
desafinada,
fuera de tono y tiempo,
fuera de mente y alma.
En otro momento.

Cada día reviso
la aparición de la internet
y el conocimiento conflictivo,
el dolor de la lucidez,
el espacio entre los árboles,
la línea de bajo hecha por un niño.
La creación de un mundo.

Es extraña esta mierda
de la soledad,
nunca la he sabido llevar
realmente.
Me siento cansado y aburrido
de tirarme al vacío,
de ver flores sobre árboles,
de tirarme por escaleras
y volver a perderme.
Volando por entre los parrones
y entre cereales
en el cielo.

No me saquen de mi lugar.

Mi lugar es un espacio en blanco,
una pantalla perdida entre un canto indie.
¿Qué podemos hacer?,
gritas a mitad del pasillo
mientras te sumerges en el agua.

Desearía haber sido un punk en la Inglaterra
de los años 60.
No para haberlo vivido.
Sino porque ya estaría muerto.

Siguiente track.

miércoles, 29 de abril de 2015

El absoluto espacio que se abría durante la caída



2. El absoluto espacio que se abría durante la caída


Todavía recuerdo el absoluto espacio que se abría durante la caída. Según dicen, al morir nos volvemos energía y esa energía en la que nos transformamos viaja a través del tiempo y el espacio dentro de una dimensión en la cual no existe ni el tiempo ni el espacio. De un momento a otro somos dos o soy dos de una vez. O quizás los que somos dos, de pronto, somos uno
La visión se convertía en absolución mientras yo me volvía hacia uno y otro lado, flotando en algo tan frío como el agua y tan leve como el viento. Mi boca daba gritos que cruzaban, no sin dificultad, toda la eternidad que existía entre yo el espacio que se abría durante la caída. 
Recordé a mi padre.
Recordé a mi padre porque él nunca existió y se aparecía en mi vida, casi como las nubes en los días de sol, de forma esporádica y fútil. ¿Quién dijo que era necesario ser amado para sentir eso que llaman amor? Quizá tales preguntas se han vuelto un repertorio continuo que vuelvo a repetir, una y otra vez, frente a un espejo que desconozco. El espacio me hablaba mediante recuerdos de niñez: "no olvides el olvido ni olvides el dolor", gritaba a mi lado, "no vuelques tus miradas presas del fulgor". No comprendía salvo cuando aparecía la visión de mi padre, obviamente junto al odio y junto a la búsqueda de esa imperfección de la niñez que a veces llamamos, románticamente, infancia.
A ratos venían sensaciones inexistentes. Jamás había sentido mi corazón latiendo a través de mi garganta. Supe que aquel sentimiento era lo que conocemos como angustia. Luego sentí mis manos tomando mis antebrazos. Algo me dijo que aquello es lo que conocemos como nostalgia, de los tiempos idos o de los vacíos entendibles. Yo no digo que las culpas hayan sido difíciles ni digo que la comprensión de mis objetivos esté volteada. La razón empezaba a dar sus últimos saltos, al igual que un pescado cuando es sacado del mar para echarlo sobre una malla.
Qué puede hacer el hombre que se pierde en la cordura frente a su semejante que se perdió en la locura, que a su vez se hace las mismas preguntas, llegando a respuesta igualmente erróneas. La absolución de la escena, de ese lugar intermitente dentro de una mente que recuerda, a base de espasmos, lugares escondidos de su vida, vuelca todo rencor o sentimiento de culpa absorbido por la mente como si esta fuese tan esquiva como la infamia de su propia existencia. Desde ese punto de vista, me encontré absorto sobre una nube de preguntas y de momentos que difícilmente volverán a la mía esta realidad tan insondable. 

[Desde la lejanía y la desesperación, 2015]

jueves, 23 de abril de 2015

Más que humor


Esto es sobre
nadie en particular.

(Brian Molko)


Ahora toma tus cosas
para reemplazarlas.
Y ponme
en el suelo
justo en ese momento en que
empieza a sonar
la distorsión de los sintetizadores
(Track 14, M. Callado)


La profundidad del placebo
dependía del viaje que emprendiera.
Cambio en la rutina desconcertante
frente a una Tierra
que olvidaba los sentidos
de la mujer y el hombre
que se abrazan,
del hombre y el hombre
que se besan,
de la mujer y la mujer
que de la mano se tomaban.

Eso que tú quieres y que saboreas
que se viene hasta donde yo lo encuentro,
el ahora que intercambio
por los tropiezos al abismo.

Mírame a los ojos
y di aquello de nuevo.

Ante la expectativa del mundo
de la vestimenta de payaso,
de profesor,
de joven o estudiante,
con la ropa de policía,
con la ropa de veinteañero,
con el disfraz de ladrón,
es que nos levantamos de una perra vez,
sin pensar,
sin embargo,
en aquello que nadie más volvía a dibujar:
      las crecientes uñas del asesino de las murallas,
      del marcador de cadáveres en una muralla de cancha de Tierra.

Comprende que esta noche
es la noche
en que tú y yo
nos convertimos en el final.
Lo he intentado,
Natura
lo sabe,
de verdad lo he intentado.

No encuentro lo perdido
atrás de los estantes,
en el templo de los cuellos doblados,
en busca de opciones
que bañen sus cuerpos
con sentidos de catarsis.
Un magnetismo que los lleva
a la cima de su confianza.

Yo lo necesito,
sí,
esto que tú y yo tenemos.
Por favor no respires
mi amor,
entiende.
Cuando "el nunca más" se siente mal
y las piedras rompen
mi corazón.

Cuando algo vuela en la oscuridad por
mi corazón.
Entonces yo vivo,
esto que tenemos.
Por favor no grites,
mi amor,
entiende.

Entiende,
entiende lo profundo de mi cuerpo,
el abismo de las caídas que he tenido.
Entiende,
entiende
que el tiempo que pasa
me pone enfermo de esperar.
Entiende
que no puedo decirte que he perdido
mi camino.
Entiende,
que no duraré
un día más.

Algo se está interponiendo
en el camino entre tú y yo.
Ayúdame a encontrarlo
pues yo no lo veo.
Es el primer día del sinsentido feliz,
aunque estemos atrapados en las circunstancias
donde tú me llevas a casa
borracho
y me mantienes a salvo
del calor;
cuando estás llevándome a casa
borracho
y me preguntas por otras oportunidades a futuro,
oportunidades que bebí en medio de una inconciencia
muy parecida a la que sentí en esa época
en que empezamos la vida tranquila;
sin tu silueta
llevándome a casa,
manteniéndome a salvo
de mi hogar.

Entonces me voy
de esto que tenemos.
Por favor no pidas
que vuelva,
mi amor,
entiéndelo.

Suena un sonido bajo,
que provoca un grito
im pa ra ble
hasta el lugar entre las montañas
del Olivar.
En mi tiempo, así como despertabas,
así morías y desaparecías entre las verdades,
pensando en ambos.
Al final de la noche
descubiertos
como si mintiera dentro tuyo
con la transpiración a fuego.
Dime hasta dónde llego
para poder encontrar
la profundidad perfecta
echándome al suelo,
en unos brazos
que no significan nada
para mí,
perdiendo la cabeza en la maravilla.

Más que humor
o un ángel caído,
un golpe
que no puedes sentir todavía.
Tu toque,
ese que no puedo negar,
que envía a los animales a sus corrales.
Tú eres demasiado compasiva.

Knockéame a los pies
del recuerdo que tengo
de una llanura por la que corrí
hasta los tubos de basura
que corrían abajo de la ciudad.

Hasta llegar
al
fin.

Sabes que estoy agradecido,
que lo aprecio,
pero la verdad es que me estoy cayendo
y no encuentro la forma de tomar tus manos
y llevarte conmigo,
cómo insultarte para que me persigas en la caída,
cómo escupirte hacia el cielo y lograr tu comprensión.

       Oh, Dios sabe,
lo sé,
Dios sabe
cuánto espero la bajada del Universo,
que tomando de su boca
a Tierra
la bese y haga crecer,
llegando a algún otro
nivel de verdad.
Por eso que ocurre todo esto
todo este ahora
y ese era el entonces.
Esta noche empezaré desde el final.
       Oh, yo lo he intentado,
Dios lo sabe,
lo he intentado.
Que no hay nada que puedas hacer
para cambiar mi mente.
       Y lo he intentado,
Dios sabe,
que lo he intentado.
Incluso cuando se abre el sonido del frenesí
y nadie más abre las puertas para oírnos llorar,
sin cometer errores que nos manden lejos,
sin cometer
errores
antes de llegar
al
final.

domingo, 19 de abril de 2015

¡ QUÉ ALBA TRAS CASCADAS !





Quiero que se pelee
por la tumba
de mi hombre perdido.
Quiero que algún día
se pelee
por la sombra de mi falso perdido.

Quiero que la distancia de los cielos
y las luces
y los hombres y mujeres
se vuelvan hacia el mismo lado y hablen
con furia y energía
con verdad y mentira
hacia los cielos y no olviden
entre ellos
la sangre ya perdida.

Que de la fibra comprensión
de expresiones infantiles
volátiles como el humo,
perdidas como tú misma
que leíste mis escritos
un quince de abril
a mitad del día
y aprendiste que mi corazón estaba perdido y era frágil
que era como tú,
que era frágil;
que caminaba por el mundo,
que era frágil;
que volvía las miradas,
que era falso,
que era vivo y era en vano
que faltaba y que sobraba,
que volvía
y demoraba.

Y ante la pena inútil de  tu vida
que deambula y se perfila
entre nidos y miradas
( iguales a las mías las miradas ),
con cuidado y ¡qué tranquilas!
que era un tiempo de embusteros
de falsos malheridos
deambulando por las faldas
de los cerros
esperando
de la noche
la caída
muchedumbre y alma falsa.

sábado, 18 de abril de 2015

SUPRAFECCIÓN



EN EL INSTANTE DE LAS SOMBRAS
ANTE LA LUNA
DESCUBIERTA

Y con impactos de los fuegos
sobre un río
a mitad
de la comuna.

El rechinar de
la "taste of love"
en rima endecasílaba
vibrando y socavando
la voz pasiva de la siguiente coordinada.

En el instante de las sombras
ante la luna
descubierta,
se habita el pueblo de lo humano
y lo divino,
y se contagia la fauna
y el espectáculo comienza.

Y con el impacto de fuego
sobre un río
a mitad
de la comuna,
en el instante de las sombras
ante la luna
descubierta...

Y que la vida sea
tu propia
Casa Usher.