miércoles, 31 de diciembre de 2014

Año nuevo



Parece que los días no fueran a terminar de pasar. Se está terminando un ciclo pero comienza el siguiente.
Al parecer las alas continúan creciendo, se empiezan a ver y lo que es más importante: la oruga comienza a verlas y a creer que son verdad.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Partes

Un ejercicio de nuestra época era el revisar nuestros muebles y estantes y notar que casi no había fotos nuestras en los álbumes, al igual que había ocurrido con nuestros abuelos: solo había unas pocas fotografías de nuestra niñez.
¿Lo demás, dónde estaba? ¿Dónde estuvimos tanto tiempo?

Trasciendes
justo ahí
cuando tu mirada comienza a desaparecer.
Además tienes cara de drogadicta
pero de esas de los '60
cuando no era moda.
Tu rostro es incopiable.

We all know that Tokyo is waiting for me.

Cuántas veces han soñado
así
despiertos y durmiendo.
Cuántas veces ha habido
así
tantos momentos
eternos.

Creo que tienes todos los nombres.

Quisiera escribir un verso que diga
que sos como la heroina que corre por mi cuerpo,
pero no he probado la heorina aún,
ni menos
a vos.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Lectura de Trakl

Recuerdo el primer día que leí un texto de Georg Trakl.

Cómo pensar el tiempo, ahora; y el día, ahora; con las manos en los bolsillos un día de invierno; sin pensar en Trakl corriendo, cuando niño, a cargo tuyo, a través de una plaza.

De a poco he comenzado a pensar en el mundo. Ser tan pequeño a ratos da vértigo cuando miro a las estrellas. De atrás mío apareció mi amigo Matías, quien tocó mi hombro y me preguntó si íbamos a ir a comprar o no. "Sí, vamos". Me pasó un cigarro y abrió la reja de la casa. Caminé afuera y nunca dejé de mirar las estrellas. Sacó el auto mientras un perro se cruzaba con una perra a la luz de los focos del auto. ¿De quá manera, todo esto que ocurría (el auto, el perro, yo mirando las estrellas, la perra, las luces de los focos, mi amigo manejando), afectábamos al universo entero?

-Creo que ser famosos es algo ínfimo.
-A nivel estelar no somos nada. Cualquier cosa que hagamos en la Tierra no se sabrá nunca en esa estrella -dijo mientras apuntaba al cielo.
-No existimos.
-Aún así, es mejor tener algo que nada.
-¿A qué te refieres?
-Aún así... me gustaría ser el hombre más famoso de este planeta.

De un momento a otro estábamos viendo las luces de las calles de una manera diferente. Corríamos a ochenta cruzando las avenidas más conocidas de la ciudad a una hora en que nadie andaba. A ratos nos encontrábamos algún travesti en una esquina o algún malabarista en un semáforo. No teníamos dinero ni para uno ni para otro. Eso, hasta que en una esquina, por la cual tuvimos que pasar tres veces apagando y encendiendo los focos, se nos acercó un tipo ofrenciendo drogas.

-¿Tienes la plata?
-Obvio.
-Pásamela.

Matías estiró el brazo con dinero hacia afuera de la ventana y lo volvió a meter dentro con una bolsa en la mano. Guardó lo que traía dentro de su chaqueta y partimos en el auto sin despedirnos del tipo que se mataba de frío ahí afuera.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Classic

Estuve reescribiendo hasta el final.
Estuve mirando por la ventana con un cigarro en las manos mientras alguien se movía a mis espaldas y me tocaba los hombros intentando acariciarme sin que yo la tomase en cuenta. Estaba pensando. Yo era tan niño, era un niño de veinticinco años, que desconocía tanto del mundo.
Estuve reescribiendo hasta el final, sin mentir en ninguna línea, pensando la forma de lanzar cada palabra encima de una hoja que nunca me importó. Pagaban bien, podía ocultar un poco la realidad, podía estar al borde del engaño sin jamás decir una mentira. Entonces las cosas funcionaban diferente: ¿Cómo era posible que algunas situaciones ocurrieran tan rápido? De un momento a otros nos vimos sumergidos, tú y yo y mi pelo largo peinado hacia atrás. A veces pienso que las estrellas que se movían tan lejos me podían hacer sentir tranquilo: "Alguien más debe estar tranquilo por ahí".
Era el precio de la soledad. La impaciencia debía jugar su parte: "¿Dónde estamos realmente?".
Creo que un hombre pasó volando allá en la lejanía. Parece que he perdido un par de cosas mientras me movía de un lado a otro. En qué momento empezamos a avanzar. Creo que justo ahí cuando me levanté, cuando caminé hacia el living y miré por la ventana. El departamento se veía tan frío cuando levanté la vista. La risa, el olvido.

Estuve reescribiendo hasta el final de la obra.

domingo, 3 de agosto de 2014

ASUETO

Llegó la época del descanso y los lugares de vacaciones entre el tiempo.
Entre el frío
de no andar usando calcetines
y mirar afuera
y estar encerrado
y querer salir
sabiendo que adentro
no haces nada.

viernes, 25 de julio de 2014

21:22

En la soledad de la casa
escucho The Smiths:
yo no soy ese charming man
ni estoy en Londres
ni al parecer en ningún lado.


Cuando te comenté por primera vez eso del dolor gigante, de la curiosidad porque desconocíamos la vida y creíamos que no había peor angustia que el no querer, llegamos a los veintitrés años. Es difícil y jamás lo esperamos. Nunca pensé que la vida era tan terrible: nunca pensé que había llegado la época de los dolores infinitos.
Mis padres no ignoran que nosotros sabemos mucho sobre algunas cosas en especial: abortos, miradas, groserías, escribir. Escribir.

( tú dirías que es desahogarse, pero da lo mismo
porque ya no estás )

Entonces sin darme cuenta me atreví a ir a tu casa y golpear la puerta sabiendo que lo más probable era que nadie me iba a abrir, sobre todo después de notar que alguien me había observado a través de na cortina que se movió para ser bien cerrada. Miré el cielo, los edificios del frente: no ibas a llegar y se hacía tarde. ¿Qué importa a veces el tiempo cuando los dos sabíamos que estábamos completamente perdidos? 
Realmente, aunque no me creas, te busqué.
Y no te busqué porque te amara o porque el cariño por vos fuera absoluto. Te busqué porque de un momento a otro, sobre todo cuando pasó la rabia, noté que no tenía con quién hablar. Me importaba una mierda no tener tu mirada ni tu voz. Me importaba una mierda no poder hacerte el amor ni pelear contigo. Me importaba no tener cómo hablarte. Me importaba que no estuvieras ahí en el computador al menos para hablarte como se le habla a la pared. 
El hombre busca a las mujeres como los perros a la luna.
Parece que a fin de cuentas era mejor terminar de una perra vez.

viernes, 24 de enero de 2014

James Dean, I.

De qué sirve hacerse el Gigante,
parecerse al más grande y creerse el más grande.
Por dentro estoy solo y por fuera se nota.

( escuchando una leve música que me deprime )

De qué parto antes de la carrera,
de qué forma me ven.

A la larga pienso en que no importa lo que otro piense
ni lo que yo mismo crea
a la hora en que las sombras me hacen esperar fantasmas
cuando me quedo solo en casa.
Sin pensarlo
me veo sentado en el sillón oyendo gritos afinados
pensando en el pasado,
con la ansiedad de lo que no me atrevo a hacer.

De qué sirve querer ser un Gigante,
apuesto, con mirada directa a la verdad,
si por dentro la soledad te está marchitando como a un viejo
y tú no eres viejo.

Y a la hora de mis manos temblorosas
miro las estrellas a través de mi ventana.
Quizá hay alguien arriba ( quizá hay algo ).
Quizá espero cosas en vano.

Gritas como monstruo,
vistes como maestro
y no te crees lo que hablas,
aunque lo haces reflejar en tu día a día.

Y a la hora de preguntar de qué sirve ser Gigante,
cuando miras películas y te reconoces en todas
siempre triste
siempre tú.

martes, 21 de enero de 2014

AQUÍ

Este último tiempo he intentado mantenerme aparte,
pero eres tan nítida
y ojalá fuera inmaterial
como los recuerdos
como las heridas
como la casa en donde vivo.

Inmaterial como lo que creo que soy.

¿Qué es la realidad?
La realidad son solo accidentes
por eso creo más en la ficción,
en lo que invento
en un futuro donde imagino estamos juntos.

Este último tiempo he intentado mantenerme aparte
a causa de los dolores que me provoca tu ausencia
( tu noche )
soy débil y aprendí a llorar porque me criaron puras mujeres.
Soy débil y no me interesa,
digo groserías en mitad de la noche
dentro de una casa,
estando solo,
hablando solo.

He pensado en vos todos los días
sin falta alguna,
parezco un enfermo.

Tiro un par de líneas
y me lanzo al agua un día que hace frío.

A la mierda.