domingo, 11 de noviembre de 2012

PÁGINAS

Es normal creer que alguien se fue. Que desapareció y acostumbrarse a querer no volver a pensar en esa persona en todo momento. 
Eso había pasado.

Pero entremedio de una tarde de verano en que el calor no era mucho encontró entre unos cuadernos las páginas perdidas de un poema firmado por ella. El tiempo se había detenido desde hace ya bastante tiempo y lo poco que se movía su rostro no era ya destacable. Afuera seguían pasando los autos y cantando los pájaros bajo el cielo anaranjado. Sutil.

Leyó en voz baja:

Te acuerdas:
yo podría haber muerto ese mismo día
en la cálida armonía
de tus brazos con mi pelo.

Porque sé que me quieres y me esperas
porque para ti valgo
mucho.

Era el día de las calles a pie descalzo
entre la rutina de las manos enganchadas y las miradas simples.

Te acuerdas:
prometiste tantas cosas bajo los árboles
entre una sonrisa perdida en la mirada de los perros
de la calle.

Empuñó el papel mientras miraba la pared. Es normal extrañar a alguien cuando pasa un poco el tiempo y unos recuerdos como los niños se nos cruzan en la mente haciéndonos salir del juego, mirando al cielo.

La caída fue pequeña cuando cerró los ojos y pensó en un presente distinto que existía en un rincón de la mente que creyó olvidado.
Siempre fue quien mejor lo trató y quien mejor le enseñó tantas cosas. Quizá por todo eso las lágrimas le corrieron hasta entrar en su boca mientras él gritaba sin hacer ni un solo ruido con su cabeza apuntando al techo y apretando los dientes. 
Dile que fuiste tú, dile que fuiste tú y que el tiempo se acabó hace unos minutos apenas la música empezó a correr.

Eran palabras simples en una página escondida dentro de unos libros viejos que pertenecían a futuros antiguos que se habían querido olvidar. Es normal creer que alguien se fue. Es normal pensar que ya todo terminó y que la música dejó de tocar en los parlantes de otra pieza.
La realidad es que los bajos aumentan y el sonido penetra hasta el alma.
Hasta los mismos ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario